media

El enigma de las Rosas

¿Qué mujer no ha quedado enamorada cuando le han regalado una rosa? ¿Cuántas casas han sido perfumadas con el aroma de esta magnífica flor? Sin duda, la rosa ha representado diferentes papeles esenciales dentro de las civilizaciones, y es que esta hermosa flor tiene una procedencia de 4.000 años antes de Cristo, llegando a ser nombrada hasta en las leyendas más antiguas.

La rosa pertenece a la familia de las Rosáceas, y es el nombre que recibe la flor que emana del arbusto llamado rosal, la cual es una planta trepadora capaz de alcanzar el metro de altura en las condiciones adecuadas. En la actualidad se conoce más de 30.000 especies esparcidas por todo el mundo, aunque su proveniencia original es de las tierras de Asia y África occidental.

Históricamente, existen muchas curiosidades que envuelven a las rosas. En las culturas romana, egipcia y griega estaban relacionadas con la belleza, por lo cual eran usadas como plantas ornamentales. Una leyenda griega atribuye la aparición de esta planta a la diosa Cibeles, quien celosa de que la belleza de Afrodita no tenía comparación, creó a la rosa para que pudiera competir con ella.

Otra leyenda griega indica que la misma Afrodita creó a la flor de color blanco para que sea igual de bella que sí misma, y la usaba todo el tiempo como adorno en su pecho. Sin embargo, un día, el dios Dionisio se acercó mucho a ella y derramó vino sobre la flor, dándole su característico color.

En el caso de los romanos, ellos plantaban rosas de diferentes colores para adornar los principales jardines, ya que eran objeto de decoración y propiciaban un magnífico olor, al igual que tenían fuentes especiales que solo emanaban agua de rosas. Igualmente, sus pétalos eran usados para ser relleno de almohadas y también como afrodisíacos para llamar al amor.

Con la llegada de la edad media, las rosas se plantaron solo para adornar los monasterios, aunque las diferentes dinastías y los procesos de colonización hicieron que esta planta se fuera esparciendo por el mundo, tendiendo cualquiera acceso a ellas y a sus propiedades. En el caso de Italia, la flor representó la virginidad, por lo que las mujeres se llenaban de ellas como adornos para hacer referencia a la diosa Venus.

A nivel religioso, la rosa también tiene un papel fundamental. En el catolicismo, está flor representa el Santo Rosario. Igualmente, los musulmanes piensan que cuando se aspira su aroma resuena el nombre de Alá. En algunas familias árabes, cuando una persona entra a su casa, es rociada con agua de rosas antes de entrar.

Pero a pesar de todo esto, hoy en día las rosas tienen diversos usos además del decorativo. En medicina se sabe que es rica en vitamina C, por lo que se usa como ingrediente para tratar los resfriados, la tos, aunque también dolores de cabeza, menstruales y calambres. 

De igual forma, los pétalos de rosa suelen diluirse fácilmente en el agua, por lo que se usan mucho para preparar gelatinas, sopas, ensaladas y mermeladas. Así también, por su aroma y componentes positivos para la piel, son usados en la cosmética para hacer perfumes, cremas y labiales.

¡Qué mejor regalo para cualquier persona que una flor que se capaz de ofrecer un mensaje! porque las rosas no solamente pueden regalarse como muestra de amor, también son propicias para ofrecerse en diversos casos según su significado social, los cuales son los:

  • Rojas: representan el amor y la pasión, por lo que son perfectas para ser regaladas entre parejas.
  • Rosadas: representan la gratitud y la ternura, por lo que pueden ser un buen regalo entre amigos o como muestra de agradecimiento.
  • Blancas: son el símbolo de la pureza, inocencia, el alma. Pueden ser regaladas entre parejas o también como adornos de espacios vitales y de bodas.
  • Amarillas: pueden representar amistad y alegría, mas se debe usar con cuidado ya que, en algunas culturas, representan los celos y la envidia.
  • Azules: son el símbolo de los milagros, usadas normalmente en situaciones religiosas.
  • Negras o grises: representan la muerte y la enfermedad, por lo que se le ven mucho en funerales. Aunque en algunas culturas representan la sexualidad y, en otras, la vejez.

Sin duda alguna, las rosas son una de las flores que más presencia han tenido en nuestro planeta y que siguen cumpliendo un papel fundamental dentro de cada una de nuestras sociedades. Por esto, nuestro deber es preservarlas como parte del legado de la naturaleza.