media

Romero en Maceta

¿Deseas tener romero al alcance de tus manos? El romero es una hierba aromática, muy utilizada en la cocina, con un sabor picante y de interesantes hojas, comparadas en su forma a una aguja. Además, cuenta con un sin fin de propiedades medicinales. Sin duda es una planta que no puedes dejar de tener en casa.

Si no cuentas con un patio o espacio donde sembrar, no te preocupes, el cultivar romero en maceta es totalmente sencillo. A continuación, te contaremos un poco sobre el proceso de cultivo.


PLANTACIÓN DE ROMERO EN MACETAS

El  romero por lo general es difícil de cultivar a través de una semilla. Una manera sencilla de plantarlo es a través de esquejes. Los esquejes los puedes comprar en algún vivero si no cuentas con una planta en tierra, si por el contrario la tienes, corta algunos para sembrarlos en la maceta.

Debes seleccionar las ramas que estén más semileñosas. Las encontraras en los extremos de la planta, son verdes y muy blandas en la punta, su color cambia en la parte de abajo y la consistencia se vuelve más dura en esta zona. Por lo general son ramas con aproximadamente dos años de vida.

El corte que debemos realizar es un corte sesgado en las ramas seleccionadas y a 15 cm de la punta. Es importante hacerlo por la zona semileñosa. Lava los esquejes con agua limpia, no utilices ningún tipo de producto con cloro, asegúrate de retirar todos los restos de tierra, polen o esporas de hongos que puedan tener. 

Dispón de una maceta que cuente con un buen medio de drenaje, para evitar así que el agua quede empozada. Y es que debes saber que el romero es una planta de clima seco, no requiere de mucha agua para su crecimiento.

Vamos a proceder a llenar la maceta con mezcla de sustrato e introducir el esqueje dentro de ella, todo lo que podamos, sin llegar a cubrir las hojas con tierra y a su vez cuidando de no tocar el fondo de la maceta con el extremo del esqueje. Apisonamos el sustrato contra el esqueje y regamos de manera abundante hasta que el agua logre salir por los agujeros de la maceta.

Entre tres o cuatro semanas el esqueje debería estar agarrado del sustrato. Si las hojas permanecen verdes y abrillantadas es porque todo ha salido con éxito.


CUIDADOS DEL ROMERO EN MACETA

Recuerda como ya lo mencionamos, que no debes regar la planta con frecuencia, ni con tanta agua. Asegúrate que nunca quede encharcada ya que  podría pudrirse sus raíces y marchitar la planta.  Durante la primavera y verano es su época de crecimiento y será cuando más agua va a necesitar.

En cuanto al sol, requiere de una muy buena exposición solar. Coloca el romero en un lugar donde reciba abundante sol y la mayor cantidad de horas al día. Cambiando de ubicación según sea necesario. 

Cambia el sustrato una vez al año, en principio de primavera. Sera fundamental reponer el sustrato ya utilizado debido a su agotamiento. Saca el romero de la maceta y cava hasta llegar a la raíz, de esta manera caerá el viejo sustrato. Como las raíces quedaran a nuestra vista podemos aprovechar y sanearlas si así lo deseamos o fuera necesario. Luego de limpiar se planta de nuevo en la maceta agregando el nuevo sustrato. 

Si quieres que la planta siga creciendo y dispones de una maceta de mayor tamaño, ese es el momento idóneo para pasarla. De lo contrario deberás hacer un saneamiento a las raíces externas gruesas de la planta y otro en el follaje.

El cuidado que debemos darle a nuestra planta de romero en maceta es sencillo, no tenemos que exagerar en ello, ya que sin querer podríamos causar algún daño a la planta. 

Tengamos en cuenta que el romero es una planta que crece bien y no necesita de cuidados excesivos.

Anímate a sembrar tu planta de romero y comienza a disfrutar de su agradable aroma, además como ya lo mencionamos, aportará un exquisito sabor a tus comidas si la usas en la cocina y te será de mucha ayuda a nivel medicinal debido a sus propiedades curativas. Es una planta que cuenta con muchos beneficios y que no podemos dejar de utilizar a diario, por sus útiles propiedades.


Plantas