media

La Magnolia, una planta histórica

Los árboles han acompañado a la historia de la Tierra desde sus inicios y el estudio de varios fósiles ha permitido saber cuáles de estas especies son las más antiguas. Entre estas especies conocidas por existir hace millones de años se encuentra La Magnolia.

La Magnolia es un árbol que tiene como nombre científico Magnolia Grandiflora, perteneciente a la familia de las Mangoliaceae. Este es un árbol que tarda mucho en crecer, tomando de cuatro a cinco años el alcanzar su primer metro, pero una vez lo haya hecho, puede llegar a tener de 35 a 40 metros de altura. Es una planta genial para estar en los jardines de casas, ya que no abarca mucho espacio en cuanto a su ancho.

Se dice que las primeras especies de Magnolia existieron hace 95 millones de años, antes de que las abejas aparecieran, y los botánicos piensan que se reproducían a través de la polinización hecha por escarabajos. Luego se fueron adaptando a los cambios hasta llegar al árbol que hoy conocemos. Una característica especial es que esta planta mantiene el verdor de sus hojas durante todo el año y que puede reproducirse por cualquier método conocido.

Fue descubierto y estudiado por primera vez en Estados Unidos por Pierre Magnol, hacia el siglo XVI; Sin embargo, se sabe que tenían presencia desde mucho antes en Japón y China, en donde precisamente su significado se relacionaba por la nobleza, porque en estas civilizaciones el emperador le regalaba a su amada una flor de Magnolia para demostrarle sus sentimientos. En otras partes del mundo, la Magnolia simboliza el amor y la belleza, así como la conclusión o comienzo de un ciclo, por lo que son muy usadas en bodas.

  Sus hojas son largas y verdosas, sus flores tienden a aparecer entre primavera y verano, siendo grandes y de color blanco (aunque unas pocas especies aparecen de color rosa claro). El fruto (que tiene forma de piña) aparece en verano y, dentro, posee las semillas que son de color rojo.

Para cultivar y cuidar un árbol de Magnolia, es necesario tomar en cuenta un tipo de suelo que no sea arcilloso ni calizo y que pueda mantener la humedad. De igual forma, es una planta que debe recibir luz natural, pero no exponerse a altas temperaturas (lo mejor sería entre 10 y 25°C).

Un aspecto curioso es que el agua ácida es la apropiada para regarlo, por lo que la lluvia es la más beneficiosa. Sin embargo, agregando jugo de limón al agua para regar se obtienen excelentes resultados. De igual forma, es un árbol muy resistente, por lo que las enfermedades y las plagas no serán ningún problema.

Aunque suelen usarse como un árbol de decoración para jardines, o simplemente en espacios públicos populares, es una planta que posee varias propiedades medicinales. La primera de ellas es que sirve como antiinflamatorio, por lo que es buena para los dolores de cabeza y musculares; de igual forma, sirve como antihistamínico, por lo que el té hecho con sus flores ayuda a calmar la gripe.

También es utilizado para controlar el peso, superar el estreñimiento y la diarrea. Sin embargo, su mayor uso hoy en día está enfocado a enfermedades del corazón y del sistema nervioso central. Y por su agradable olor es usado para perfumes, jabones y cremas.

Entonces, tenemos aquí una planta muy antigua pero que aún hoy ha mantenido la hermosura de su estructura, y que, además, tenerla en casa nos otorgará fabulosos beneficios.

Commentarios: 0
No hay commentarios
Deja tu comentario

Su email no será publicado.*