media

Cuidado de las Rosas en Macetas

Su increíble aroma y vistosos colores, hicieron que decidieras tener un jardín de rosas, frondoso y vistoso. Las rosas son asociadas con la delicadeza y elegancia, aparte de tener mucho que ver con el amor y la amistad.

Por siglos se han regalado rosas a los enamorados, y se han usado para arreglos florales en fiestas y decoraciones. Para ser hermosas y delicadas requieren unos cuidados fundamentales que tú debes brindarles cuando decides cultivar Rosas en Macetas.

La siembra

Para que tus rosales no sufran, al momento de sembrar estos deben tener una profundidad aproximada de 30 a 40 cm para Rosales en miniatura.

Si tus Rosales son híbridos de Té y Floriundas entonces la profundidad en la maceta será de entre 40 y 50 cm.

Para los rosales de tipo ingles y de tipo trepadores la profundidad será entonces de entre 50 y 60 cm.

Con esta profundidad, tu podrás garantizar que la raíz de tus rosales crezca de manera saludable, también debes pensar en que la maceta sea espaciosa y que evites a toda costa tener que trasplantar a cada momento de su crecimiento.

Riego y Abonado

Cuando siembras rosales en maceta debes prestar especial atención al riego y abonado de tus plantas.

En épocas de verano tus rosales necesitaran regarse de manera diaria, así evitaras la resequedad que, para esas épocas, es características en las plantas.

Para que tus rosales sean saludables es recomendable el riego diario si están en macetas, puesto que la tierra mantiene poco la humedad, a diferencia si están sembradas directamente en la tierra del jardín.

En cuanto al abonado debe de hacerse por lo menos una vez al mes, ya que los nutrientes en macetas se van perdiendo con el riego. La medida del abono va a depender del tamaño de la planta, esto debido a que, si pones mucho abono, la planta podría quemarse.

La maceta

Debes tener cuidado al seleccionar la maceta donde plantes tu rosal. Las macetas profundas son las ideales, más si son del tipo ánfora, estas agregaran un toque de elegancia. Recuerda tomar en cuenta la profundidad que requieres para tu rosal según su especie.

Si vas a comprar una ya plantada, fíjate en el tallo, el cual debe ser grueso, de aspecto saludable y con abundantes hojas.

Si la maceta es de barro debes colocar una protección que evite el sobrecalentamiento, pues esto puede dañar las raíces de la planta. En estos casos se coloca un material plástico que evita el contacto directo con la maceta.

El drenaje de la maceta ayuda a evitar que el agua se acumule y tienda a causar hongos o que las raíces terminen pudriéndose, así que trata de que la maceta posea agujeros en el fondo que permitan la salida del agua.

¿Cómo Puedes Preparar la Maceta de Tus Rosas?

Normalmente nos decidimos por Rosas pre plantadas, pero si tu caso es que las va a sembrar, considera preparar la maceta de la siguiente forma:

• En una primera capa coloca un material que te permita un buen drenaje, bien sea un fondo de piedras, o de tejas. Esto debe ser aproximadamente entre 2 y 3 cm.

• Dos Tercios del recipiente lo ocupas con una tierra especialmente preparada para rosas, lo cual garantiza los nutrientes necesarios para su crecimiento saludable.

• Por último, cierras la plantación de tu rosal con un abono a base de guano el cual se recomienda para este tipo de plantas.

De seguro tus Rosas son las más hermosas y crecerán de manera sana y fuerte, si tú sigues estos sencillos consejos.

Plantas