media

La belleza Oriental de las Azaleas

  • Apr 19, 2020
  • Commentarios: 0

¡Qué hermoso es tener un jardín que se encuentre adornado con numerosas flores de colores diversos! Esto le da vida al espacio en donde se encuentren y despiertan en las personas vitalidad, tranquilidad y alegría a través del efecto visual. Una de las plantas que más ayudan a que este efecto se produzca es la Azalea.

Estas pertenecen a una de las clasificaciones de los Rhododendron, familia Ericácea y crece en arbustos que pueden ir desde los 50 centímetros hasta los 2 metros de altura, floreciendo abundantemente en toda la planta. Como aspecto curioso podemos nombrar que existe una especie perteneciente a los Rhododendron arboreum que es capaz de llegar a los 30 metros de altura.

 Ella es oriunda de Asia, siendo las plantaciones originales de color blanco, rosa, roja y amarilla, aunque a través de los procesos de hibridación se han creado otras, color lila oscuro y azul. Actualmente se conoce más de 700 especies de ellas, encontrándose abundantemente en Europa y en América del Norte.

Puede ser considerada una planta de jardín o de exteriores, lo importante es tener en cuenta la iluminación que reciban, de lo cual hablaremos más adelante.  Las flores originarias tienden a crecer entre la primavera e inicios del verano, pero gracias a las hibridaciones se tienen especies resistentes al frío, siempre y cuando la temperatura no baje de los -3°C.

En la antigua China, a la Azalea se le relacionaba con lo femenino, específicamente a las madres. Sin embargo, con su llegada a la cultura occidental, también se le relacionó con la suerte, con lo cual se volvieron un buen regalo para personas que están a punto de iniciar algún proyecto para desear éxito. 

En cuanto a historias relacionadas con ella, se conoce una en donde, durante el reinado de Seongdeok de Silla, la reina de Corea entre el 702 y 703 envió a un viaje a la esposa de uno de sus magistrados, y en el camino ella visualizó varias Azaleas al borde de la montaña, quedando encantada con su belleza, por lo que uno de los criadores de estas plantas tomó varias de ellas y se las regaló, dedicándole el primer poema sobre flores que se conoce.

Por otra parte, aunque las Azaleas son hermosas, es preciso tener mucho cuidado, porque todas tienen un néctar delicioso, pero algunas especies (creadas en la hibridación) son venenosas, por lo que no pueden ser usadas para elaborar miel.

Si quieres plantar esta hermosa flor, ten en cuenta que lo puedes hacer en jardines, debajo de los árboles, en cestos colgantes, bonsáis, macetas y en balcones. El suelo (o la tierra) que uses debe ser ácido, con un ph entre 4,5 y 6,0 y rico en humus. La mayoría de sus especies requieren poco fertilizante y una poda frecuente para que puedan crecer sanas.

La iluminación es muy importante, ya que la planta debe recibir luz natural, pero no estar expuesta a los rayos directos del sol. En cuanto al riego, durante la primavera y el verano se debe estar muy pendiente de tener la tierra humedecida, pero en otoño e invierno se pueden alargar los tiempos ya que tarda más en secarse. Un dato importante es que la Azalea informa cuando está a punto de secarse dejando caer o inclinando sus hojas, las cuales se van volviendo amarillentas, lo cual es un indicativo al que tenemos que estar muy pendientes.

La Azalea es una flor resistente, pero el mayor riesgo que corre es de contraer clorosis férrica, que es una deficiencia en la absorción del hierro, por lo que se debe tener siempre presente que el suelo sea suficientemente ácido. Por otro lado, las plagas más comunes que la afectan son los trips, la araña roja, la mosca blanca, la socarrina y la lepra.

Entonces, la recomendación si deseas tener variedad de colores en tus plantaciones, es que te dediques al cultivo de las Azaleas, y especialmente hazlo con diferentes especies para que puedas tener coloridos espectaculares durante todo el año.