media

La Delicadeza del TRACHELOSPERMUM JASMINOIDES

Es muy lindo poder observar como paredes, columnas, bases y verjas se ven espectaculares cuando se encuentran adornadas con flores, que le ofrecen colorido y vitalidad. Para lograr este fin, una de las plantas que se puede usar es la Trachelospermum Jasminoide.

Si bien ese es su nombre científico, es mejor conocida en la sociedad como Jazmín de leche, Jazmín estrella o Jazmín hélice, precisamente por su parecido tan grande con esta planta. Sin embargo, es preciso saber que se diferencia del Jazmín en que es mucho más pequeña y su floración más abundante. Pertenece a la familia de las Apocynaceae y comprende al menos 20 especies de ella.

Esta hermosa planta es originaria de China y de Japón y hoy en día se encuentra extendida por todo el mundo. Es una planta trepadora, lo cual permite hacerla crecer verticalmente en cualquier superficie, solo basta con colocarle guías para que tomen la forma que se desea.

La Trachelospermum Jasminoide es una planta que requiere plantarse con al menos 70 cm de profundidad, y en las condiciones adecuadas puede llegar a alcanzar de siete a diez metros de altura. Sus hojas son alargadas, con un color verde oscuro brillante; su flor es blanca con pétalos alargados en forma de hélice o estrella. 

Una de las mejores características que tiene la planta es que se va volviendo más resistente a medida que madura; por esto, en su primer crecimiento y floración, debe tenerse mucho cuidado de que la temperatura no baje los 10°C, pero a medida que pasa el tiempo, será capaz de aguantar hasta    -5°C, siempre y cuando sea protegida de grandes ventiscas. Esta cualidad hace que sea capaz de florecer desde primavera hasta otoño y mantenerse con vida durante el invierno.

Aunque es una planta que comúnmente se usa como decoración, también es utilizada como antiinflamatoria, como tratamiento antirreumático y para controlar los espasmos musculares. De igual forma, un aceite hecho con sus hojas y pétalos es utilizado como perfume y para la nutrición de la piel. En China se usa también en la elaboración de incienso.

Una buena noticia es que, para cultivarlas no es necesario mucho esfuerzo. La Trachelospermum Jasminoide puede desarrollarse en cualquier tipo de suelo, siempre y cuando se mantenga la humedad. Es por esto que durante las estaciones calurosas se debe regar con mayor constancia que durante el invierno, cuando las lluvias naturales son suficientes.

Otro aspecto importante es que la planta requiere de exposición directa al sol y que se debe abonar con productos orgánicos para que crezca más saludable. La forma que tenga al crecer puede variar, ya que, si se le deja libremente, tomará forma de arbusto, y si se desea se puede podar y mantener las bases que la guiarán a tomar la forma adecuada.

Normalmente son pocas las plagas que pueden llegar a afectarla, solamente se debe tener cuidado de los pulgones y cochinillas. También suelen decaer si la exposición al sol no es la adecuada. Esto se puede notar porque los pétalos de las flores comienzan a tornarse rojizos.

Si lo que se desea es multiplicarla, hay que tener en cuenta en qué parte de su ciclo se encuentra. Si aún no ha florecido, se puede aplicar la técnica del acodo, y si ya lo hizo, se usa esquejes tomados de sus tallos. En cualquiera de sus dos formas, se formarán nuevas raíces y se tendrá un número más amplio de esta planta.

Te recomendamos entonces la Trachelospermum Jasminoide para que puedas adornar las entradas de tu casa o las columnas. Verás que sus numerosas flores blancas le darán un ambiente más hogareño y mantendrá el paisajismo en toda su extensión por mucho tiempo.