media

La resistencia del Geranio

Una de las plantas más sencillas de tener en nuestro jardín y que tiene una resistencia considerable a los agentes externos y al clima sin duda son los geranios. Su nombre científico es Perlargonium x hortorum y pertenece a la familia de las geranáceas. Estas plantas tienen un follaje hermoso, de un color verde vivo que se puede presentar con una superficie aterciopelada o festoneado y flores de diversos colores que pueden ser rojo, blanco, morado y rosa.

Pueden alcanzar una altura de 30 a 50 centímetros, son plantas herbáceas, aunque a medida que florecen y se desarrollan su tronco se vuelve leñoso. Un dato curioso es que se han estudiado más de 1.200 especies de ellas, pero solo son aceptadas por la botánica hasta ahora 420. 

Estas plantas son muy recomendadas para exteriores o para balcones, y pueden resistir los cambios climáticos, por lo que son capaces de florecer tanto en primavera como en invierno, siendo muy resistentes a corrientes de viento y a heladas. Hay pocas plagas que las amenazan, ya que suelen ser muy saludables y defenderse a sí mismas. Pueden estar en suelos arcillosos ya que aguantan períodos de sequía por un buen tiempo.

El geranio proviene del sur de África, y fue llevado a Europa en 1690, específicamente a Francia, en donde se usó su fragancia de geranio rosa para hacer perfumes. Sin embargo, ya en África se sabía de sus propiedades medicinales y este conocimiento se fue esparciendo por el mundo.

Entre estas propiedades medicinales tenemos que es un perfecto antibacterial, ayuda en el tratamiento contra el herpes y la salmonella y es un buen cicatrizante, su infusión evita la creación de coágulos de sangre, además de es un diurético y ayuda a tratar la gastritis. También es un buen analgésico contra los resfriados y fortalece el sistema inmune.

Pero no solamente en medicina es aprovechado, en la estética sus propiedades comprenden el fortalecimiento de la piel, evitando la aparición de arrugas y retardando el proceso de envejecimiento; también ayuda con el fortalecimiento y crecimiento del cabello.

El aroma del Geranio es igualmente una característica, ya que puede cambiar dependiendo de la especie. El Geranio Rosa posee un olor muy agradable similar al de las rosas, mientras que otros tipos pueden oler a nuez moscada, a durazno o a limón. Existe una especie que es usada para espantar mosquitos ya que desprende un olor a citronela.

Su cultivo, son pocos los cuidados que requiere el Geranio. Solo se debe evitar que el tipo de suelo sea excesivamente húmedo. En cuanto a la iluminación, aunque resisten los cambios de clima, requieren de luz solar, así que es bueno tenerla en algún lugar donde puedan recibirla (por lo que no es aconsejable tenerla dentro de casa). Los tiempos de riego dependerán de cuán rápido se seque la tierra, aunque lo mejor es evitar dejar pasar una semana para regarla y es necesario estar muy pendiente de que tenga drenaje de agua sobrante. En invierno es preciso monitorear más el suelo para ver la humedad que conserva.

Entonces, te recomendamos el Geranio como una de las plantas que no puede faltar en tu jardín o en tu balcón, ya que te dejará mucho tiempo libre para poder contemplarla y podrás disfrutar de sus múltiples beneficios.


Commentarios: 0
No hay commentarios
Deja tu comentario

Su email no será publicado.*