media

¿Quién no ha comido algún suculento plato que tenga aceitunas?

 ¿Quién no ha rociado su ensalada con aceite de oliva?

Es posible que no exista persona en el mundo que no conozca el sabor tan suculento de estos frutos ni los beneficios del aceite, y todo esto es fruto de un magnífico árbol denominado Olivo.

El Olivo es un árbol perteneciente a la familia de de las Oleáceas. Se dice que proviene de la zona mediterránea, específicamente de lo que ahora es el Líbano, y que se fue extendiendo por Europa y luego por América tras los procesos de conquista.

Este árbol puede medir de 15 a 20 metros de altura y es muy especial ya que puede resistir sequías muy fuertes o grandes heladas. Su tallo es grueso y sus hojas tiene un verde grisáceo. Las flores suelen ser blancas, la mayoría de ellas hermafroditas (masculinas y femeninas al mismo tiempo) apareciendo en racimos por cada flor. Su fruto es la oliva, también conocida como la aceituna, y pueden aparecer entre 10 y 40 por flor. Este fruto es usado de múltiples formas que ya veremos más adelante.

El ciclo de vida del Olivo tiene una duración de más de 150 años. En los primeros 7 años, son improductivos y con poco crecimiento; Luego, de los 7 a los 30 años crecen rápidamente y comienza la productividad; a partir de los 30 años y hasta alcanzar los 150, tiene una capacidad de reproducción masiva, floreciendo y dando frutos constantemente y en altas cantidades. Su envejecimiento comienza después de los 150 años, aunque pueden durar muchos más a partir de allí hasta morir. Algunas especies son capaces de vivir más de 1.000 años, conociéndose estos como Olivos Milenarios.

Es muy interesante conocer un poco sobre el papel del Olivo en el mundo, ya que su aparición es continua y forma parte de muchas realidades y leyendas que conforman la historia universal. En el caso de los egipcios, el aceite de oliva era usado para ser untado en los cuerpos, así como fueron encontradas ramas de este árbol en la tumba de Tutankamon. De igual forma, Egipto comercializaba con el aceite de oliva y la aceituna, siendo estos uno de sus primeros productos.

Por otra parte, En Atenas los árboles de Olivos se cultivaban en los jardines, pero estaba prohibido tocarlos ya que eran sagrados y pertenecientes a los dioses. En el caso de Roma, el árbol de olivo estaba consagrado a Minerva, diosa de las artes y las estrategias militares, así como protectora del imperio. En esta cultura también, en las bodas, los esposos llevaban coronas hechas de ramas de olivo.

También en Grecia estaba presente, siendo estos regalos para los vencedores de los juegos olímpicos. En el caso de la religión católica, la historia dice que la paloma que salió del arca de Noé a revisar si el agua había bajado llevaba una rama de olivo cuando regresó. Hoy en día, La Organización de Naciones Unidas ha dado el significado a esta planta de la paz universal.

Son múltiples las propiedades que se le han otorgado a este árbol, siendo cada una de sus partes aprovechado en diferentes campos. Su tallo es usado para fabricar un tipo de madera que suele ser muy resistente, sobre todo si proviene de un Olivo Milenario. En el caso de sus hojas, sus infusiones son buenas para controlar la hipertensión, el azúcar en la sangre y como prevención de infartos. También suelen ser antiinflamatorias, por lo que son colocadas en las heridas para evitar las infecciones. De igual forma, la hoja de olivo sirve para evitar estreñimiento y elevar las defensas.

La aceituna es usada en culinaria como un agregado que controla los niveles de azúcar, se suele usar también para aliñar ensaladas y carnes o para dar un sabor salado a las recetas. Las aceitunas contienen calcio, fósforo, magnesio, hierro y potasio y son propicias para elevar las defensas del cuerpo. Una propiedad diferente que posee es que su piel también sirve para cicatrizar heridas.

En lo que refiere al aceite de oliva, este tiene propiedades tanto en la culinaria como en la medicina y en la cosmética.  Ayuda a elevar las defensas del cuerpo y previenen algunas enfermedades, forma parte de estudios sobre el cáncer. Actúa también como protector gástrico, previene la artritis y ayudan en el nacimiento y reproducción de las neuronas, ayudando así con la actividad cognitiva.

De igual forma, el aceite de oliva ayuda a perder peso, previene la diabetes y al alzheimer, así como reduce el colesterol. En el campo de la cosmética, es apropiado para la piel y la reestructuración del cabello dañado.

En fin, el olivo es sin duda un árbol que más ha aportado a lo largo de la historia de la humanidad, por lo cual debemos apreciarlo y mantener su producción por los grandes beneficios que nos ofrece.