media

Plantas de Interior, belleza en cada espacio

Cuando se trata de armonizar el ambiente dentro de una casa, institución u oficina, son muchos los elementos que se utilizan, pero sin duda uno de los preferidos de la mayoría de las personas son las plantas. La capacidad que estas tienen para ofrecer colorido, aroma y, además, propiedades medicinales y nutricionales hacen de ellas las mejores opciones con las que podemos contar.

Sin embargo, no cualquier planta puede estar dentro de una casa u oficina. Es preciso saber cuáles de ellas se adaptan para crecer mejor en interiores, por lo que será necesario hacer una buena investigación antes de cultivar.

La tradición de adornar espacios interiores con plantas proviene de los antiguos imperios asiáticos, que decoraban el interior de los palacios de esta forma, además de que siempre tenían plantas medicinales cerca ya que creían en la medicina natural. En Egipto y Roma también lo hacían, aunque sus espacios eran mayormente exteriores. En el caso de Babilonia, eran muy usadas para mejorar el paisajismo tanto de interiores como de exteriores, siendo hoy en día ejemplo para el mundo. Grecia fue quien propició las plantaciones en pequeños recipientes, las cuales no solo eran usada dentro de los hogares, sino también en celebraciones.

Con el paso del tiempo y los diferentes procesos de conquistas, colonizaciones, y luego libertades, las sociedades que se fueron creando mantuvieron la costumbre de tener plantas dentro de sus hogares. También ayudó el hecho de que la información de sus propiedades medicinales se extendió más allá de los indígenas e indios y se hizo propicio contar con este elemento en casa. 

Otro factor que causó el crecimiento del número de plantas interiores fueron los procesos de hibridación, en donde se aumentaron las opciones de cada especie para poder tener en casa y en la oficina, lo cual es algo que agrada mucho a las personas a la hora de decidir por algún elemento.

Una problemática que hizo que las personas se interesaran más por tener plantas en sus hogares y sitios de trabajo es la contaminación ambiental. Con la disminución de los espacios naturales y el aumento de los vicios humanos, estas plantas se hicieron indispensables dentro de casa y oficinas, convirtiéndose así no solo en una decoración sino en un elemento que proporciona la oxigenación del medio, permitiendo respirar aire mucho más fresco.

Tener una planta de interior es fácil, aunque el primer paso siempre será investigar bien la especie que tenemos para realizar las acciones correctas en su cuidado. Por lo general, las plantas de interiores requieren un clima cálido, ya que la mayoría de ellas proviene de las regiones tropicales. Estas temperaturas pueden oscilar entre los 15°C y 25° C dependiendo de la época del año. Su tamaño suele ser normalmente pequeño, tomando la mayoría de ellas un metro de alto cuando mucho, motivo principal por lo que son adecuadas para espacios cerrados.

El mejor lugar para las plantas de interiores es cercano a un ventanal o en la propia ventana, ya que así recibirá luz natural más no estará expuesta directamente a los rayos del sol, logrando así que se mantengan con la temperatura adecuada. De igual forma, es precio estar pendientes del regado, que se encuentren en recipientes en donde el drenaje sea apropiado y averiguar si sus hojas pueden también ser rociadas con agua, ya que esto dependerá de la especie.

No es necesario preocuparse por la profundidad del recipiente, estas plantas tienen una raíz poco profunda que les permite estar prácticamente en cualquier tipo de maceta; Se puede dejar volar la imaginación utilizando macetas pintadas con distintos motivos, cajas de cartón y hasta potes de plástico correctamente adaptados. Para que se vean mejor, se les puede colocar piedras de colores que mejoren el paisajismo de la planta, siempre y cuando estas no interfieran con su crecimiento.

Entre las plantas de interiores que más se conocen se encuentran: la azalea, la begonia, gardenias, el helecho, la hortensia, los lirios y las orquídeas, por solo nombrar unas pocas. 

La recomendación entonces es investigar bien las necesidades de la especie que deseamos tener y disfrutar así de toda la belleza que nos ofrecen, al mismo tiempo que ellas serán protagonistas en el espacio que ocuparán.