media

La belleza de las Azaleas

La azalea es una hermosa planta conocida, por sus flores, encontrándonos innumerables especies. El trabajo arduo de jardineros y aficionados a logrado sintetizar muchas especies hibridas de esta planta.

En tonalidades como el rosa, rojo y blanco, la azalea crece en forma de arbustos, y sus flores en ramilletes abundantes, de allí que sea muy usada para creaciones decorativas de interiores y exteriores.

Es una planta demandante de atención, ya que en cualquier descuido en su mantenimiento la planta se debilita y pierde su aspecto saludable que le caracteriza.

Cuidados de las Azaleas

Un arbusto de mantenimiento constante que debe cuidarse en cuanto a su ubicación, temperatura, luminosidad, riego y siembras.

Es importante que si la Azalea es la planta que decides cultivar para dar vida a tu decoración tomes en consideración los siguientes aspectos:

Ubicación: Plantas de interior y exterior también, debe tenerse cuidado en cuanto a la ventilación y las inclemencias del clima, dependiendo si la tienes dentro o fuera de tu vivienda. Para interiores procura que su ubicación este bien ventilado, para evitar los sofocos por falta de aire. Si la ubicas en tu terraza o jardín recuerda tenerla suficientemente hidrata en épocas de verano.

Temperatura: Los cambios de temperatura buscos no son amigos de las azaleas. Es una planta de climas templados, por lo que las altas temperaturas y climas cálidos no ayudan a un crecimiento saludable. Es necesario un ambiente ventilado para evitar que se vea afectada por los climas cálidos, pero de igual manera debes protegerla de la exposición a climas muy fríos.

Luminosidad: una planta que requiere de la luz para sus procesos de desarrollo y floración, esto no quiere decir que deba estar todo el tiempo bajo las inclemencias del sol. Puedes ubicar tu azalea en lugares de semi sombra dentro de tu terraza.

Riego: Una planta que requiere mantener la humedad de la tierra, por lo que los riegos deben ser constantes. Amiga de las aguas en periodos de lluvia, la azalea suele mantenerse con un buen aspecto cuando se le riega de manera constante.

Siembra: La tierra donde la azalea se siembra debe ser rica en nutrientes y poseer un buen drenaje, para evitar el exceso de agua. Los trasplantes suelen llevarse a cabo cada año para incentivar en las azaleas una mejor floración al año siguiente. La primavera y otoño son las estaciones ideales para el trasplante de la Azalea a macetas más espaciosas y más grandes que permitan que siga creciendo de manera saludable. Las macetas deben tener un buen drenaje, y se debe colocar una capa de sustrato, rico en minerales para un óptimo crecimiento de la planta.

Poda: Las azaleas no requieren una poda constante, pero si puedes realizar una de mantenimiento, si quieres mantener una forma específica en tu planta. Recuerda realizar la poda en los periodos en los que la planta se encuentra en reposo de su proceso de floración.

Mantenimiento: constantemente puedes limpiar tu azalea de flores marchitas y hojas secas, para mantener una apariencia saludable.

Puede parecer una planta exigente en cuanto a sus cuidados y mantenimiento, pero su agradable aspecto, los colores de sus flores, y el ambiente que esta especie da a los espacios, es increíble y vale la pena adecuarse a sus hábitos.