media

Las prímulas, una opción para embellecer espacios interiores y exteriores

La prímula (Primula spp.), conocida comúnmente como primavera, primavera de jardín y también como Flor de San José, es una planta de doble propósito, además de ser una excelente opción para embellecer espacios interiores y exteriores, también tiene propiedades medicinales que ayudan a preservar nuestra salud.

Para aprovechar los beneficios de la prímula es necesario conocerla y saber las condiciones en que debe ser cultivada para que su crecimiento sea saludable.

 

La Prímula es originaria del continente europeo, específicamente de Ucrania, el este de Alemania y los Balcanes, y al sur de Portugal, Noruega, las Islas Feroe; también en algunas zonas del continente africano. Pertenece a la familia de las primuláceas. Su altura no supera los 40 centímetros. Existe una gran variedad de especies, se conocen unas 550, destacando las acaulis, la obconica y también la vulgaris. Florecen en variados colores rosa, blanco, rojo, azul, púrpura, amarillo, matizadas, entre otros; y en algunos casos pueden tener flores de varios colores en una misma planta.

Cuidados

Esta planta se reproduce a partir de las semillas, su cultivo requiere de un suelo bien abonado, apto para  plantas de flores. Necesita buen drenaje de agua, ya que el exceso provoca que las hojas se tornen de un tono amarillento. Se le debe ubicar en una zona donde no este expuesta al sol directamente, no soporta las altas temperaturas ni las muy bajas, la ideal debe oscilar entre los 10 y 20 grados, por eso se recomiendan los lugares sombreados y frescos; esto la convierte en una planta ideal para cultivarla tanto en el jardín, como dentro de la casa.

En cuanto al riego, debe hacerse de forma moderada, el suelo tiene que permanecer húmedo, pero no encharcado, ya que el exceso de agua es perjudicial, al regarlas evite rociar las flores; también se recomienda cada 15 días añadir fertilizante líquido (rico en potasio) al agua. Para prolongar el período de floración, es bueno corta las flores marchitas y retirarle las hojas muertas. 

Las prímulas también tienen enemigos; las plagas y enfermedades como las babosas, ácaros y pulgones pueden dañarlas. La solución es aplicarle remedios caseros o algún pesticida natural que ayude a evitar y controlar infestaciones. Al observar manchas foliares en sus hojas es necesario eliminarlas, así se puede controlar cualquier enfermedad en la planta. 

Propiedades

Además de la belleza de sus flores y el agradable aroma que de ellas emana, esta planta tiene otras propiedades, puede aprovecharse como medicina, como alimento y para hacer bebidas. La raíz y las flores se emplean en infusiones o decocciones para tratar diversas enfermedades, entre ellas: asma, bronquitis, insomnio, gota, entre otras.  También se le atribuyen propiedades calmantes, antirreumáticas, diuréticas y depurativas. 

Como alimento, sus hojas y los pétalos de las  flores pueden consumirse en ensalada y como verdura, hirviendo las hojas ligeramente para eliminar su amargor. Con los pétalos frescos o secos se puede preparar un delicioso té. 

Las prímulas son una especie muy versátil que puede aprovecharse tanto para exteriores, como para interiores, solo hay que brindarle los cuidados sugeridos para que se desarrollen saludables y adornen los jardines, casas, oficinas y cualquier otro espacio que se desee embellecer.

Es necesario tener en cuenta que el cultivo de las prímulas requiere dedicación y esfuerzo, estas plantas debe cuidarse con amor, al hacerlo disfrutaremos de un festival de colores y aromas cuando florecen, bien sea en el jardín o en una maceta dentro de la casa u oficina.