media

Romero para tus comidas

Tener la posibilidad de cultivar tus propias especies, es para cualquier cocinero un sueño. Es posible que puedas tener en una maceta el ingrediente que puede darle una explosión deliciosa a tus comidas como el Romero. Conocida como Rosmarinus officinalis, y con un origen en el Mediterráneo, es una planta predilecta para uso culinario que requiere pocos cuidados, pudiendo sorprender con su increíble sabor y exquisito aroma.

Cultivo del Romero en Macetas

Puedes sembrar tu propio romero en tu jardín o cocina, el proceso será muy sencillo. Normalmente se cultiva el romero a partir de una pequeña plántula adquirida en un vivero, puesto que es muy difícil su siembra a partir de semillas. 

Cuidados requeridos para el Romero en Macetas

Las plantas requieren unos cuidados fundamentales para que su crecimiento sea saludable. Para que tu romero sea el favorito de tus comidas debes emplear unas simples normas que te permitirán brindar unos cuidados esenciales:

  • La maceta: esta es importante en el crecimiento de la planta, puesto que no debe ser menor en tamaño de 12 cm, además debe contar con un buen drenaje para evitar el almacenamiento del agua al hacer el riego. 
  • Iluminación: el romero es una de las plantas que tolera muy bien diferentes tipos de iluminación, sin embargo, se recomienda una exposición al sol entre 6 a 8 horas, así puedes garantizar que absorbe los nutrientes necesarios para su crecimiento.
  • Temperatura: a pesar de requerir pocos cuidados el romero requiere el resguardo de las temperaturas frías, ya que no tolera las heladas. Si estas en época de invierno procura que no esté expuesto a temperaturas inferiores a los 5 grados centígrados, ya que no podría sobrevivir. Puedes resguardarla en el interior de tu vivienda, o colocarle una malla anti heladas de ser necesario. 
  • Riego: el riego es vital para las plantas, pero un riego excesivo puede podrir las raíces y generar hongos que acaban por matarla. Para saber si tu Romero requiere riego, puedes aplicar la técnica de introducir tus dedos 2 cm en la tierra de la maceta, y si esta esta seca es hora de regar tu planta. La cantidad adecuada es aquella que deja la tierra húmeda, pero no inundada. La frecuencia del riego siempre va a depender del clima y la exposición al sol del romero.
  • Trasplante: la época adecuada para realizar los trasplantes y siembras de romero es en la primavera. Si haces el trasplante en la época adecuada garantizaras que al llegar el invierno la planta este saludable y en condiciones para resistir las bajas temperaturas.
  • Cosecha: la cosecha no debe realizarse en periodos de invierno, ya que dejaras expuesta la planta, y la hará débil para resistir las bajas temperaturas. La cosecha la realizas despegando la planta desde arriba del tallo, también solo puedes tomar con unas tijeras la cantidad de hojas que requieras. De cualquier forma, siempre trata de que no excedas más de la tercera planta al cosechar, para así garantizar que tú planta se reproduzca.
  • Abono: se puede utilizar un fertilizante liquido cuando es requerido por la salud de la planta, esto en el caso de que atrofie su crecimiento, o de que se ve de un aspecto verde pálido. El fertilizante liquido debe ser aplicado directamente en la tierra y se debe regar la planta una vez aplicado. A principios de primavera es buena época para renovar el abono de las macetas de tú romero, ya que garantizas que tenga tiempo suficiente para reponerse de un movimiento en su maceta. Puedes aprovechar este momento para revisar sus raíces y quitar lo que no se vea saludable.