media

La flor dulce del Sauco con sus propiedades culinarias y fines medicinales, una planta mundial

El Sauco es una planta medicinal y ornamental muy usada en el mundo. Con ella, puedes realizar muchas cosas, porque se le considera una materia prima para la elaboración de remedios naturales, tópicos, pomadas. Así, como productos para la ingesta alimentarias y de tés. Con ella, puedes hacer ricas ensaladas solo con las flores frescas de sauco porque son dulcitas y les da un toque rico a las comidas. Puedes hacer vinagretas, siropes e inclusive, panes dulces. También, puedes preparar jarabes, mermeladas. Por eso es que la gente cuando las consume, dice que es maravillosa y que les ayuda con sus reumatismos.

Inclusive, con la madera del sauco, puedes hacer utensilios de cocina. Antes la usaban para fabricar flautas.

También, te funciona en tu ambiente, porque cuando usas las hojas y la corteza del sauco, al mezclar todo eso haces una especie de pasta que tiene un olor muy fuerte. Eso cuando lo colocas en un espacio abierto donde hay plagas e insectos, te los aleja, por lo que funciona como un insecticida.

Para su recolección, debes considerar los siguientes aspectos. Las flores del sauco se recolectan en primavera. Por lo que si necesitas secarlas, debes hacerlo en la sombra. Y para conservar las flores, tienes que hacerlo en un lugar fresco, seco y oscuro.

Para realizar la recolecta de los frutos del sauco, tienes que hacerlo a finales de verano y principios de otoño. Debes considerar que tienes que tener cuidado cuando recolectes las bayas negras. Porque suelen ser usadas como veneno cuando están crudas. Sin embargo, cuando las usas cocidas, preparas con ellas los jarabes y las mermeladas. Por eso es que las bayas así, sirven para tratar reumatismos.

A diferencia de las bayas que deben ser cocidas para que no sean tóxicas, las flores del sauco se deben consumir crudas o cocidas. Por eso es que las usan crudas para darle un toque dulce a la ensalada.

El sauco es muy positivo para la gente que tiene problemas con el corazón. Porque te ayuda a fortalecerlo. Pues es un hipertensivo natural, que te nivela el azúcar y el ácido úrico en la sangre. Además, de que es muy beneficioso  en el sistema cardiovascular por su alto contenido en antocinaninas. Es un muy buen antidepresivo, del que solo tienes que usar las bayas y cocinarlas cuando las necesites.  

Igualmente, el sauco te ayuda a subirte las defensas. Por su gran contenido de antioxidantes, lo que permite que liberes los radicales libres. 

Tiene también antocianina y compuesto fenólicos, que son compuestos que te ayudan a evitar el envejecimiento de tejidos y te previenen el cáncer.

De igual forma, puedes usar el extracto del sauco, te ayuda al aumento de glóbulos blancos que te ayudan a combatir los virus y las bacterias. Evitando la multiplicación de bacterias como: el helicobacter pylori. Así, previenes las úlceras y el desarrollo del cáncer de colon. Además, de que eliminas las toxinas y la formación de posibles cálculos renales, por su extracto hidroalcoholico. Por supuesto, veras que te aumenta la frecuencia urinaria, lo que permite la segregación de sales a través de la orina.

Es una planta fácil de conseguir. De hecho la puedes encontrar en presentaciones como: planta seca, capsulas de gelatina, extracto, tintura, pastillas ricola, bolsitas de infusión, zumos y pomadas.

Debes considerar la opinión de un experto en el área médica, cada vez que quieras ingerir este producto. Porque tiene efectos secundarios. No la puedes administrar durante la gestación, ni en la lactancia materna. También tienes que evitar su uso en menores de doce años y tienes que tener cuidado cuando eres alérgico al compuesto Caprifoliaceae.

Entre las propiedades del sauco, tenemos que es un buen diurético, laxante, depurativo natural, antioxidante, un buen expectorante que te ayuda a mejorar la tos, anticatarral, diaforético, vulneario, emoliente, antiséptico, antinflamatorio, relajante, cicatrizante y antitranspirante.

Las bayas del sauco, son usadas para aliviar esguinces, golpes, sabañones y heridas. Casi siempre, se usa externamente en estos casos. Las bayas contienen vitaminas c y p, azúcar invertido, aceite esencial.

Farmacológicamente, funcionan en las bayas la corteza purgante, emética y diurética.

Sin embargo, las flores del sauco medicinalmente, contienen flavonoides, glucósido cianogenteico, aceite esencial y taninos. Son usadas para combatir: resfriados, gripe, cualquier situación en el tracto respiratorio superior. Así, como alergias por el polen y la sinusitis. Igualmente, funciona en casos de sordera debido a  congestiones nasales, catarrales y pectorales.

Las hojas del sauco, tienen propiedades antitumorales. Por lo que, casi siempre, se aplica como pomada.

Para las fiebres y resfriados, puedes combinarla con la menta, milenrama o hisopo. De hecho para tratar la gripe, debes mezclar las flores de sauco  con Eupatorium Perfoliatum y con vara de oro. Esto te ayudar cuando elabores tus tés a mejorar la congestión nasal.

Para la infusión: Debes echar dos cucharaditas de las flores frescas o secas en una taza de agua hirviendo. Déjala reposar diez minutos y te la tomas tres veces al día, cuando quieras.

Para la pomada, mezclas tres partes de hojas de sauco frescas y seis partes de vaselina. Calientas la mezcla hasta que las hojas estén quebradizas. Las filtras y las conservas. Luego, para hacer la pomada, mezclar doscientos veinticinco miligramos de hojas de sauco frescas, ciento veinte gramos de hojas de llantén frescas, sesenta gramos de hiedra terrestre y ciento veinte gramos de ajenjo fresco. Para lo cual, tienes que  cortar en pequeños trozos y calentar todo junto con ocho kilos de vaselina hasta que las hojas estén quebradizas. Filtrar y exprimir las pomadas antes de conservarla.

Para la tintura, debes tomar cuatro mililitros de tintura (obtenida desde las flores) por tres veces al día.