media

La Palmera de Florida, tu ayudante perfecto para tratar tus problemas de próstata e incontinencia sexual

Es una planta originaria de Estados Unidos. Conocida con el nombre de Saw Palmetto o Palmera de Florida. Es familia Palmae, Seronoa repero. 

Esta especie botánica crece en zonas arenosas, arcillosas y suelos encharcados, ligeramente ácidos o neutros. La puedes ubicar desde Carolina del Norte hasta florida. También, la puedes encontrar en Cuba, Bahamas, México, Islas del Caribe y toda Centroamérica. Así, como en Europa y África. Crecen en climas subtropicales y tropicales. Es resistente a la lluvia.

La puedes ver en lugares públicos como:  parques, aeropuertos, plazas, centros comerciales, avenidas y bulevares. También, las puedes ver que crecen  solas en accesos, bordes de autopista y vías urbanas. Es una planta que se conoce de hace muchos años, me atrevería a decir, que se le conoce hace siglos.

Para mantener esta planta bella, debes regarla abundantemente.  Es una planta originaria de las tribus Indias de América. De hecho, la utilizaban como un repelente de mosquitos, además de que evitan y reducen los nidos de las casas. 

Físicamente, se caracteriza por ser una palmera pequeña con hojas de color verde azulado que tienen forma de abanico. Sus hojas tienen una forma palmeada,  son rígidas y  de color verde amarillento. Sus flores son color blanco y sus frutos de color verde aceituna. Tiene unos frutos maduros de color oscuro, que pueden traer efectos secundarios porque se le considera una droga.

La Palma de Florida, se caracteriza por tener un tronco fuerte y flores que crecen en forma de racimos. Y sus frutos son carnosos y sus dátiles contienen su semilla en su interior.

La Palmera de Florida  tiene propiedades curativas. Entre las cuales destacan las siguientes, se le considera un remedio que es usado para calmar la cistitis, la bronquitis crónica y el asma. Gracias, a sus frutos y semillas que son usados para este fin curativo. Sus frutos, son ricos en ácidos grasos, fitoesteroles y flavonoides. Es un buen antinflamatorio con efecto diurético. Además, de que contiene una enzima que cambia la testosterona, gracias a su alto contenido de zinc.

También, la usan para la hiperplasia benigna de próstata y en todos los problemas que ocasionan el tracto urinario inferior. Te ayuda con síntomas como: nicturia, disuria y el volumen de orina residual.

También, esta especie vegetal te funciona para tonificar y fortalecer el aparato reproductivo masculino. Puede usarse cuando hay aumento en los niveles de hormonas sexuales. Funciona cuando hay inflamación de próstata. Y en infecciones del aparato urinario. Evitando la impotencia sexual y el agrandamiento de la próstata.

En las mujeres, te ayuda a evitar los ovarios poliquísticos, la mastitis, la alteración de los ciclos menstruales, los problemas de la libido, la cistitis y la alteración de la glándula tiroidea.

De igual manera, ejerce una acción en casos de diabetes mellitus, litiasis y modificación en el funcionamiento de la vejiga y frena la Alopecia y calvicie.

En el aparato respiratorio, la Palma de Florida  funciona como un regulador de la tos y las congestiones respiratorias. Ayudándote a mejorar la bronquitis, el asma, los catarros, la congestión nasal y el dolor de garganta.  Es usada en casos de hepatitis colestática.

El Sabal, es reconocido por la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Europea, que reconocen que con la Palma de la Florida, tratas  trastornos urinarios. Igual, que te funciona  en afecciones endocrinas y metabólicas.

De ella, se usan las bayas secas. Debes considerar que para su recolección, la puedes realizar durante todo el otoño y hasta la mitad de invierno.

Entre sus principios activos, están: El aceite esencial, los esteroides, de hojas y resinas.

Farmacológicamente, se considera un diurético, un antiséptico, urinario, estimulante y endocrino.

Puedes consumir esta especie vegetal, en distintas presentaciones. Como cápsulas con extracto del vegetal, o capsulas con hierba pulverizada. También, lo puedes consumir en infusiones y decocciones.

Puede consumirlo en decocciones. Colocando cucharadita y media de bayas en una taza de agua que llevas a ebullición y dejas hirviendo por cinco minutos. Puedes tomarla tres veces al día.